Alzheimer

¿ QUÉ ES LA ENFERMEDAD DE ALZHEIMER?

1. Definición:

La Enfermedad de Alzheimer es tal vez la más importante enfermedad neurodegenerativa por su presencia y naturaleza destructiva, a tal punto de constituir un grave problema de Salud Pública. Es la principal causa de demencia en la vejez.

Una enfermedad neurodegenerativa es una alteración en la estructura y función del SNC de inicio insidioso, de unos 8 a 10 años y curso lento y progresivo que acaba generando un cuadro de amnesia, apraxia, agnosia, afasia y problemas ejecutivos y físicos.

En la enfermedad de Alzheimer el síntoma más constante es la alteración de la memoria, sobre todo la memoria a corto plazo. En el curso de la evolución de la enfermedad de Alzheimer aparecen síntomas cognitivos y también anímicos y psicóticos de forma más inconstante. Para determinar la existencia de algún trastorno cognitivo sugerente de enfermedad neurodegenerativa es necesario practicar una evaluación neuropsicológica fiable. No existen todavía marcadores biológicos inequívocos de la enfermedad de Alzheimer. Ninguna exploración complementaria puede actualmente por sí sola definir el diagnóstico, pero algunas de las que se realizan para favorecer el diagnóstico diferencial son el TAC, la Resonancia Magnética, analíticas contrastando niveles de vitaminas como la B12 o niveles de hormonas como la Tiroidea.

 

2. Cuadro Clínico:

El cuadro clínico de la enfermedad de Alzheimer está caracterizado por un trastorno cognitivo progresivo, que comienza entre los 40-90 años, inicialmente leve, con problemas de la memoria y que conduce al deterioro global de la persona (tanto psíquico como físico) con gran incapacidad.

Algunos de los síntomas de este tipo de demencia son:

  • Pérdida de memoria. Olvida su calle o vecindario, no recuerda el nombre de otras personas conocidas, olvida lo que hizo minutos o segundos antes.
  • Problemas de lenguaje. Olvida palabras comunes y las frases que utiliza son muchas veces incomprensibles.
  • Desorientación temporal y espacial. Pierde la noción del tiempo y su calle o vecindario puede ser desconocido siendo imposible poder regresar a su casa.
  • Cambios de la conducta y de los estados de ánimo. Es variable en fracciones de segundo, puede pasar de la risa al llanto y viceversa.
  • Dificultad en su entorno familiar. Coloca cosas u objetos en lugares inimaginables (un zapato en la heladera, una camisa en el horno de la cocina). No recordará haber hecho algo que hizo momentos antes. No puede realizar actividades comunes que siempre hizo.
  • Cambios en la personalidad. Para los amigos no será el mismo, ya que podrá no conocerlos (incluso si estuvo acompañado días antes e incluso horas), se volverá huidizo, confuso e incluso le temerá a todo.
  • Razonamiento pobre o nulo.
  • Apraxia: No sabe como vestirse, no sabe como utilizar un aparato electrónico.
  • Desmotivación. Es casi imposible sentir motivación para cualquier actividad.

3. Datos estadísticos.

Se estima que en 2006 en España existían 4.000 afectados en edad presenil (antes de los 65) y 300.000 ancianos afectados por la enfermedad.

En Europa, la incidencia global alcanza el 6,9 por 1.000 hombres y el 13,1 por 1.000 mujeres, diferencia que se explica debido a que las mujeres, por lo general, tienen una mayor esperanza media de vida.