Comunicado Junta Directiva

Desde AFAE (Asociación de Familiares de Enfermos de Alzheimer de Elche) queremos dar un toque de atención ante unos desafortunados hechos ocurridos a un afectado de nuestro Centro de Respiro.

El pasado 21 de abril, nuestro usuario en cuestión, se encontraba alrededor de medio día en la estación de autobuses, cuando en un acto inusual se puso a orinar en pleno vestíbulo (hay que recordar que los enfermos de Alzheimer en muchos casos están desinhibidos y no se dan cuenta de sus actos). Al llamarle la atención el guarda jurado, se asustó y se puso violento, por lo cual aviso a la policía nacional, que al ver el estado de excitación, no se paró a valorar si podía tratarse, como era el caso, de una persona enferma. Lo esposó y lo golpeó hasta reducirlo provocándole diversos hematomas por el cuerpo.

Hay que añadir que este Sr. llevaba una chapita identificativa que bien podía dar una pista muy clara de que era una persona con Alzheimer, ya que debido a su edad de 62 años y a su apariencia no demasiada deteriorada, podía pasar por un viandante normal.

Desde nuestra Asociación queremos por una parte, llamar la atención de todos los familiares que tengan a su cargo una persona con Alzheimer que por favor no permitan que salgan solas, que les acompañen en sus paseos diarios o cuando se dirijan a la Asociación o como dicen muchas veces a comprar el pan. En cualquier momento pueden despistarse y perderse o como en este caso llevar a cabo cualquier acto del que por supuesto son totalmente inocentes.

Nosotros siempre pensamos que la policía esta para ayudarnos y defendernos como así ha sido en otras ocasiones, pero no podemos dejar pasar por alto este altercado y pedimos a la policía que considere que nuestra sociedad también esta formada por personas con enfermedades como Alzheimer, Esquizofrenia, etc., que en muchas ocasiones no son dueños de sus actos, sino marionetas de su enfermedad, ya que no pueden controlar sus reacciones y no se les puede tratar como delincuentes.

Aunque nos consta que la familia ya ha emprendido acciones legales para depurar responsabilidades, creemos que nuestro deber como Asociación es poner en conocimiento de todos, éstos hechos para que en lo posible no se vuelvan a repetir por el bien de nuestros enfermos y el buen nombre de nuestra policía.